El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

LA ESTUPIDIZACION QUIMICA DE LA SOCIEDAD

Por Milton Galdames Toledo | sábado 06 de marzo de 2010 | actualizado el 10 de marzo de 2014

 

Es bueno que las personas sepan que la dieta común disponible en el mercado alimenticio contiene una gran cantidad de ingredientes tóxicos conocidos por afectar las funciones del cerebro, algunos son cancerígenos y otros provocan malformaciones congénitas.

Estos ingredientes están prohibidos en otros países pero en Chile las autoridades permiten su utilización debido al gran poder político de las empresas y sus dueños. Los efectos de dichos ingredientes son verdaderos, se hizo público y sus consecuencias sobre la salud son reales. Sólo se logró que las autoridades chilenas de la materia obligaran a los productores a destacar, con letras negritas el o los ingredientes tóxicos de la lista de ingredientes del producto. Aún así, tratan de confundir a la población, disfrazando los componentes con nombres abreviados.


El objetivo de introducir en la dieta de la población y especialmente en los niños esta gran cantidad de elementos tóxicos, es precisamente sustentar la industria farmacéutica, custodiando un gran número de personas vivas pero enfermas dependientes del sistema hegemónico de salud y por otra parte propiciar una sociedad con gente de coeficientes de inteligencia bajos, en otras palabras el objetivo es lograr una estupidización química de la sociedad, de manera que todo el mundo permanezca más o menos mediocre, dependientes del gobierno y del sistema de salud.


Es extremadamente rentable para la economía de los negocios, la industria farmacéutica y las cúpulas de poder que la gente posea un coeficiente intelectual bajo, ya que esta gran masa de gente creerá cualquier cosa que les digan, porque realmente no pueden pensar con claridad. De esta manera existirán pocas personas con coeficiente intelectual muy altos y que tengan una buena función cognitiva que les permita darse cuenta de todo esto. Esta es la razón por la cual invierten tanto dinero en publicidad: para estupidizar y enfermar a la sociedad.
 

La lista de ingredientes tóxicos orientados especialmente a la población infantil y paradójicamente autorizados por el sistema de salud es extensa.
 

En la línea de colorantes, entre los más comunes encontramos a la TARTRAZINA, un colorante, cuyos efectos más conocidos son las migrañas, hiperquinesis e insomnio en los niños, asma bronquial y reacciones de tipo alérgico en determinados individuos, especialmente a los sensibles al ácido acetilsalicílico. El AMARILLO CREPUSCULO, puede provocar lesiones renales.El CARMIN DE INDIGO provoca hiperactividad en los niños. Y los efectos más conocidos de la AZORRUBINA es la irritación.


Dentro de los Antioxidantes podemos reconocer al BHA (Butil-hidroxianisol), en pruebas de laboratorio se ha demostrado provocar cáncer en ratas y mutaciones en hámsters. Daños al aparato digestivo de cerdos y monos. Irritación a la piel, hiperactividad y alergias en humanos. El TBHQ (Butil-hidroquinona terciaria), es considerado mutagénico y genotóxico. El BHT (Hidroxitolusol butilado), provoca tumores cancerosos en ratas de laboratorio. Aumento del colesterol en la sangre, alergias, hemorragias y daños al hígado.
 

El cuanto a los saborizantes podemos mencionar al GLUTAMATO MONOSÓDICO, un tipo de sal, considerada por los entendidos como la nicotina de los alimentos, ya que es añadido a productos alimenticios para que el consumidor no se sacie y coma más y más. Además de no ser necesario, ya que existen alternativas como la sal común, este se añade con la maldad e intención de aprovechar sus efectos adictivos. También causa lesiones cerebrales y enfermedades neurológicas en humanos, posee efectos neurotóxicos. Otro saborizante muy utilizado es el NITRITO SÓDICO, el cual provoca daños a la sangre y cáncer. También podemos distinguir al ASPARTAMO, un polvo blanco, cristalino sin olor, que se deriva de dos aminoácidos el ácido aspártico y la fenilalanina, aproximadamente 200 veces más dulce que el azúcar, por lo que se usa como edulcorante en gelatinas, bebidas y goma de mascar, entre otros productos. Desde que se aprobara la utilización del aspartamo para ser consumido en Estados Unidos en el año 1981, algunos investigadores han mostrado un nexo claro entre el consumo de aspartamo y el incremento de la tasa de tumores de cerebro. Otros efectos conocidos del consumo de aspartamo son los siguientes: espasmos y convulsiones, vértigos, temblores, jaquecas y dolores de cabeza severos, pérdida de la memoria, la ralentización del discurso, confusión, entumecimiento o el crujido de extremidades, fatiga crónica, depresión, insomnio, irritabilidad, ataques de pánico, cambios marcados de la personalidad, fobias, aceleración del corazón, taquicardia, asma, dolores de pecho, hipertensión, náusea o vomito, diarrea, dolor abdominal, reacciones alérgicas, problemas del control del azúcar de sangre (hipoglicemia o hiperglicemia), calambres menstruales y otros problemas o cambios del menstruo, impotencia y problemas sexuales, caries, aumento del peso, pérdida/calvicie o el enrarecimiento del pelo, micción ardiente y otros problemas de la micción, sed excesiva o hambre excesiva, susceptibilidad a las infecciones, dolor común, cáncer del cerebro y muerte.
 

Si agregamos a esta lista el consumo masificado de la SAL REFINADA (un veneno cotidiano) y la adición artificial al agua potable de FLUORUROS (un desecho industrial), esta problemática adquiere dimensiones escalofriantes.

La simple evaporación del agua de mar, deja como resultado un residuo sólido al cual llamamos sal, este residuo está compuesto por los 84 elementos estables de la tabla periódica. Claro está que el cloro y el sodio son los principales elementos cuantitativos, representando casi el 90% de su composición, pero la importancia cualitativa de ese 10% restante es verdaderamente extraordinaria. Sin embargo, luego de que se descubriera el gran valor industrial del cloruro de sodio en el desarrollo de los productos de síntesis química, se perfeccionó la técnica de refinación y limpieza, a fin de conseguir la máxima pureza en la producción de cloruro sódico. Esta sustancia se convirtió en un elemento imprescindible de la industria química, sobre todo para la producción de plásticos, aceites minerales y desmoldantes. También la industria alimentaria la incorporó en su batería de aditivos preservantes, como inhibidor de procesos de descomposición.
 

Esta es la razón por la cual la sal refinada ha invadido nuestros hogares. Una sola cifra nos permite comprender mejor esta realidad: el 93% de la sal que se refina en el planeta está destinada a fines industriales no alimentarios, un 4% es utilizado por la industria alimentaria como conservante; apenas el minoritario 3% restante se destina al uso como sal de mesa.
 

La sal refinada es un veneno ya que el cloruro de sodio, como compuesto químicamente puro, no existe en la naturaleza y biológicamente el organismo no reconoce estas sustancias refinadas, las considera tóxicas por su reactividad.
 

Por si fuera poco, la sal refinada sufre la aditivación de otros compuestos refinados, es el caso del YODO, un mineral tóxico y reactivo en la forma antinatural que se adiciona industrialmente. Muchos científicos están advirtiendo que este compuesto es el principal responsable de la formación de nitratos en el estómago; y se sabe que los nitratos son las sustancias cancerígenas más agresivas y responsables de tumores selectivos en muchos órganos. También son responsables de reacciones alérgicas y otros problemas de salud. Recientes estudios demuestran que la adición de yoduros a la sal de mesa puede causar hipertiroidismo, tiroiditis autoinmune y disminución de fertilidad.


Además de agregar yoduros, la industria de la sal adiciona DEXTROSA, un tipo de azúcar que sirve para evitar la oxidación del yodo, luego se le agrega bicarbonato sódico, para que la sal no tome un tinte púrpura tras la adición del yoduro de potasio y la dextrosa. Para evitar el apelmazamiento se adiciona HIDROXIDO DE ALUMINIO. Es bien conocida la relación aluminio-alzheimer y el papel que juega este metal liviano en las disfunciones neuronales, bloqueando los procesos del pensamiento. Otros aditivos que encontramos en la sal de mesa son: el CARBONATO CALCICO, que no es otra cosa que un pulverizado de huesos animales, el ALUMINATO DE SILICIO SODICO, el FERROCIANURO DE SODIO, el CITRATO VERDE DE AMONIACO FERRICO, el PRUSIATO AMARILLO SODICO y el CARBONATO DE MAGNESIO.
 

En cuanto al agua potable artificialmente fluorizada, con el pretexto de la salud bucal de los niños, les puedo decir que es abrumadora la cantidad de documentación científica que da cuenta que este elemento aún en concentraciones bajas, está relacionado con problemas neurológicos y endocrinos, afectando el sistema nervioso y provocando déficit de atención (DDA) en niños y adultos.
 

Antiguamente se fluorizaba el agua de los osos en los circos rusos para que estos no atacaran a su domador. Consideren que la primera vez que se fluorizó el agua para el consumo humano fue en los campos de concentración nazi, para que los reos ni siquiera pensaran en escaparse.
 

Aparte de ser un depresor mental, el flúor adelanta la pubertad en los niños, provoca osteoporosis, fluorosis dental, fractura de caderas, dolor de huesos en edad avanzada, tumores, sobre producción de pensamiento, fatiga, entre otros muchos efectos a la salud comprobados científicamente y abalados por prestigiosas universidades chilenas y extranjeras.
 

Agreguemos a esta lista los ALIMENTOS TRANSGÉNICOS y los elementos tóxicos que si bien aparentemente no están en la dieta común, estos han sido bebidamente inoculados en nuestros preciados fluidos internos desde el momento en que nacemos, es el caso del TIMEROSAL (mercurio) en las vacunas de los niños, la amalgama de PLOMO y MERCURIO en las tapaduras de los dientes, las emanaciones contaminantes de las industrias, las microondas de las antenas de celulares. Todo esto sugiere un panorama por lo menos desolador.
 

Por supuesto que las autoridades no harán nada al respecto, las órdenes vienen de mucho más arriba, existen grandes intereses económicos y poderes tras este vapuleo del hombre común. Pero no todo está perdido en esta sociedad estratégicamente estructurada para ser ordeñada por los poderosos, existe algo que podemos hacer. Lo primero es informar a todo el mundo de esta situación, para que cada cual tome cartas en el asunto. Hay que informar especialmente a los niños, blanco predilecto para la intoxicación y estupidización química.
 

En lo cotidiano, propongo reemplazar todas las tapaduras dentales compuestas por mercurio y plomo, por una sustancia inocua.
 

Respecto de las vacunas, el estado del arte en la inmunología sugiere que la mejor vacuna es la que no se inyecta.
 

Hay que rechazar los vegetales transgénicos, y preferir los cultivos orgánicos. Algunas municipalidades han dispuesto terrenos para ser cultivados por los propios pobladores.
 

No haga la vista gorda a las emanaciones de las industrias de su comuna, no permita la instalación de antenas de celulares cerca de lugares habitados, grite, reclame, proteste, patalee, recuerde que “guagua que no llora no mama”. Respecto del flúor en el agua potables, es difícil escapar de este elemento, ya que todos los alimentos elaborados en zonas fluorizadas van a contener flúor, sin embargo podemos disminuir su ingesta consumiendo agua filtrada, o de pozo en el mejor de los casos. Utilice pasta dental sin flúor, o simplemente un buen cepillado solo con agua.
 

En el caso de la sal, prefiera la sal mineral, artesanal, por supuesto que es difícil o imposible de conseguir en los supermercados, en algunas farmacias naturistas se pueden encontrar pero su precio es escandaloso, al igual que la pasta dental libre de flúor. Lamentablemente como están las cosas se debe tener dinero para comprar la propia libertad y la de nuestros seres más queridos.
 

Para evitar los antioxidantes, colorantes y saborizantes artificiales, hay que aprender el hábito de leer la etiqueta de los ingredientes en cada producto que pretenda introducir en su boca. Descubrirá que en los supermercados encontrará muy pocas cosas aptas para el consumo. No se abrume por esto, puede ser divertido fabricarse sus propias salsas y poner cuidados en los ingredientes de sus comidas en casa, si es que lo hace con amor a los suyos y a sí mismo.


 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

 

 

 

 

LUGARES DE ATENCIÓN
Santiago: Vicuña Mackenna 6, 5° piso, of. 2, Plaza Italia, Santiago. Metro Baquedano. Teléfono: (2) 22 22 6474 Independencia: Corbeta Esmeralda #1843. (Independencia alt. 3.600, frente al Supermecado Monserrat). Teléfono: (2) 27 36 1234 San Felipe: Merced # 565, of. 301. Teléfono: (34) 25 15 625

Quillota: Prat 213, of 1, piso 2. Teléfono: (33) 23 52 599 

MAPA DEL SITIO

Web diseñada por © 2012 ArteZip.com para Milton Galdames Toledo. Psicólogo y Licenciado en Psicología. E- mail: contacto@miltongaldames.com

 

vinculo a facebook boton de twitter canal de youtube google más santiago Conchalí San Felipe Quillota